lunes, 26 de marzo de 2012

Carmina Burana de Carl Orff

                                                        
Carmina Burana es una cantata escénica del siglo XX compuesta por Carl Orff entre 1935 y 1936, utilizando como texto algunos de los poemas medievales de Carmina Burana. Constituye, junto a Catulli Carmina y El Triunfo de Afrodita, la trilogía Trionfi. Orff subtituló la composición: Cantiones profánae cantóribus et choris cantándae comitántibus instrumentis atqüe imáginibus mágicis (canciones laicas para cantantes y coreutas para ser cantadas junto a instrumentos e imágenes mágicas).

La obra se compone principalmente de versos en latín aunque cuenta con fragmentos en alemán y provenzal antiguo. Su fragmento más conocido es el O Fortuna, que constituye la primera parte del preludio y que se repite al final de la obra. En la cantata, además de la orquesta y coros, intervienen solistas (soprano, tenor, barítono), destacando su abundante y espléndida percusión.

De la colección completa de los Carmina burana, Orff escogió 25 canciones y las ordenó de modo que pudieran ser representadas en un escenario. En cuanto a la música, se amoldó a la sencillez de los textos. Aproximadamente la mitad de las piezas son canciones cuya melodía se repite en cada estrofa casi sin variantes, limitándose algunas veces a realizar simples escalas mayores o menores. El ritmo es el encargado de dar variedad al conjunto, impidiendo así cualquier monotonía. Esta riqueza rítmica es, tal vez, la característica más importante de los Carmina Burana de Orff. Hay en la obra una clara influencia de las obras Las bodas y Edipo rey, de Ígor Stravinski.

                                                                                                                                                                                                            (Información extraída de la Wikipedia)

 



Norddrac ha realizado un arreglo del primer tema O Fortuna (Fortuna Imperatrix Mundi) para guitarra eléctrica, dos guitarras clásicas, dos bajos eléctricos, batería, timbal orquestal en Re y gong orquestal. La guitarra eléctrica está procesada con un octavador, y varios distorsionadores para conseguir la agresividad y la amplitud del sonido:


















                            

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada